¿En qué se diferencian los osos polares de los demás osos?

¿En qué se diferencian los osos polares de los demás osos?

La diferencia obvia entre los osos polares y los demás osos es su pelaje blanco, pero ¿es esa la única diferencia? Exploremos qué es lo que hace a los osos polares tan especiales y diferentes de los otros osos.

Se cree que los osos polares (Ursus Maritimus) evolucionaron a partir del Ursus Arctos (la especie de oso de la que el oso pardo es una subespecie) hace unos 500.000 años. Este cambio y adaptación a una nueva especie se produjo debido al diferente hábitat en el que se encontraban los osos polares. Los osos polares tuvieron que adaptarse para poder vivir en el duro y frío clima del Ártico.

Entonces, ¿cuáles son las principales diferencias entre los osos polares y sus contrapartes oso pardo o grizzly? Echemos un vistazo…

Diferencias físicas entre los osos polares y otros osos

Color – la diferencia más obvia es esta, ya que los osos polares parecen ser de color blanco brillante (aunque su piel sea negra) mientras que la mayoría de los otros osos suelen ser marrones o negros.

Forma de la cabeza – los osos polares tienen cabezas más pequeñas y cuellos más largos que otros osos, esto les ayuda a llegar a los agujeros de aire de las focas y así capturar a sus presas.

Patas – Las patas de un oso polar son más grandes que la media de las patas de los osos para facilitarles el caminar sobre el hielo y la nieve y actuar como paletas anchas para nadar. Tienen garras afiladas y curvadas, de alrededor de 3,5 pulgadas de largo, que ayudan a agarrar la superficie mientras caminan o corren. La almohadilla de la pata del oso polar también tiene una especie de superficie antideslizante que le ayuda a dejar de resbalar en el hielo. También se han adaptado añadiendo algunas telarañas entre los dedos o las garras para ayudar al oso polar a ser tan buen nadador.

Tamaño – Los osos polares son generalmente más grandes que otros osos y son uno de los mayores depredadores terrestres del planeta. Comparten este lugar con el oso kodiak. La mayoría de los otros osos sólo pesan entre 400 y 800 libras, mientras que se sabe que los osos polares pesan hasta 1.500 libras. Los osos polares necesitan llevar un peso extra de grasa para ayudarles a sobrevivir las condiciones extremadamente frías en las que viven, es una de las formas en que tienen adaptado para mantener el calor.

Dientes – los osos pardos tienen colmillos de 3 pulgadas de largo con una fuerza de mordida de 1200 libras. Los dientes de un oso polar son más largos y afilados, con la misma gran fuerza de mordida, perfectos para matar a la presa.

Las diferencias de comportamiento entre los osos polares y otros osos

Hábitat – mientras que la mayoría de los osos viven tierra adentro en los bosques y los bosques cerca de los ríos y arroyos, los osos polares han evolucionado para sobrevivir en las duras y frías condiciones del Ártico. Se les considera un mamífero marino ya que pasan una parte de su tiempo nadando en las frías aguas del Ártico.

Alimentación – Los osos polares se alimentan principalmente de focas, mientras que otros osos son conocidos por comer salmón, hierbas, bayas de raíz e insectos.

Velocidad – los osos pardos pueden correr distancias moderadas a unos 30-35 millas/hora con una velocidad máxima de alrededor de 40 millas/hora. Mientras tanto, los osos polares son cubiertos a una velocidad terrestre más lenta de alrededor de 25 millas/hora en tierra y 6 millas/hora cuando nadan.

Hibernación – la mayoría de los osos hibernan durante el invierno, pero no los osos polares. Mientras que las osas polares hembras embarazadas van a una madriguera para tener sus cachorros, esta es más una pseudo-hibernación que la verdadera hibernación de otros osos. Como los osos polares tienen acceso a su alimento (focas) durante todo el año (excepto a veces durante el verano cuando el hielo marino se derrite), no es necesario que experimenten una verdadera hibernación.

Por lo tanto, aunque están relacionados, los osos polares son ciertamente diferentes de otros osos. La naturaleza les ha permitido adaptarse inteligentemente a lo largo del tiempo, de modo que sus cuerpos son extremadamente adecuados no sólo para sobrevivir sino para prosperar en las frías condiciones del Ártico.